La aceptación por parte de los empleados es un primer paso importante al implementar un nuevo proceso o equipo. Sin embargo, ganar la aceptación de los empleados puede ser más fácil de decir que de hacer.